Reglamento EMAS

Bases del Reglamento EMAS

Reglamento EMAS es un Reglamento europeo voluntario (Reglamento 761/2001 Sistema Comunitario De Gestión y Auditoría Medioambiental) verificable por organismos acreditados por ENAC (Entidad Nacional de Acreditación en España), o por personas acreditadas por organismos de verificación.

Al igual que ISO 14001, el Reglamento EMAS señala unas directrices para establecer un sistema de gestión ambiental. Si bien están basados en los mismos principios de mejora continua, reducción de la contaminación y cumplimiento de la legislación, EMAS se identifica con la gestión ambiental moderna, la transparencia y la participación medioambiental.

Es por ello que el Reglamento EMAS es considerado más exigente, ya que, aun basándose en los mismos principios que la norma internacional, requiere además los siguientes aspectos:

  • Análisis Medioambiental previo. Se podría considerar una fotografía que se toma para mostrar la situación de la organización (actividades, procesos y productos) en relación al medio ambiente. Debe hacer referencia a los requisitos legales y otros requisitos que la organización suscriba; identificación y evaluación (concretando el criterio empleado) de los aspectos ambientales, determinando cuáles son los significativos; análisis de los procedimientos de gestión existentes; y estudio de las investigaciones de incidentes ocurridos con repercusión medioambiental.
  • Implantar y auditar el SGA (común con ISO 14001).
  • Elaboración de una Declaración Medioambiental. En ella se recoge información relativa al impacto ambiental producido, el comportamiento ambiental seguido por la organización y la mejora continua de este comportamiento ambiental. Debe contener una descripción clara del registro de la organización en EMAS y un resumen de sus actividades, productos y servicios; política ambiental y breve resumen del funcionamiento del SGA; descripción de los aspectos ambientales (directos e indirectos); identificación de objetivos y metas planteados derivados de los aspectos e impactos significativos; resumen del comportamiento ambiental (ej. mediante indicadores); exposición del cumplimiento de la legislación; y nombre, número de acreditación del verificador medioambiental y fecha de validación.
  • Verificación del Análisis Medioambiental, del SGA y del procedimiento de auditoría. Validación de la Declaración Medioambiental.
  • Tras validar la Declaración Medioambiental, presentarla en la Consejería de Medio Ambiente de la comunidad correspondiente.
  • Hacer pública la Declaración Medioambiental actualizada de forma anual.

Declaración Medioambiental

La exigencia más significativa viene dada por la Declaración Medioambiental, ya que deberá mostrar una valoración exacta del comportamiento del sistema, de tal forma que permita comparar la evolución a lo largo del tiempo, comparar con requisitos reglamentarios y a otros niveles (ej. con otras empresas del mismo sector). Estos datos relativos a mejora continua serán validados anualmente por un verificador, garantizando la revisión de al menos un tercio del sistema.

Dado el considerable esfuerzo que esto requiere, la organización, si lo desea, puede incluir el logotipo de Reglamento EMAS en la Declaración Medioambiental o cualquier información que cumpla con algunos requisitos:

  • Sea veraz,
  • Esté actualizada,
  • Sea pertinente y usada en el contexto y lugar adecuados,
  • Sea representativa del comportamiento ambiental de la organización.

 Además del logotipo que distingue la información validada, existe otro equivalente al sello otorgado por ISO 14001, que verifica el establecimiento y funcionamiento de un SGA de acuerdo a los requisitos exigidos por el Reglamento. EMAS permite utilizarlo en los membretes de las organizaciones registradas; en informaciones que anuncien la participación de la organización; en anuncios de productos, actividades y servicios garantizando que no se confunde con certificaciones/etiquetas de producto.

Por este último motivo ninguno de los logos podrá ser usado en los propios productos o sus embalajes. Tampoco podrán ser usados en la Declaración Ambiental de una organización que no tiene todos sus centros o sedes registrados.

Documentación

Una vez implantado y verificado el SGA de acuerdo al Reglamento EMAS, se debe presentar la siguiente documentación en el organismo competente (habitualmente Consejería de Medio Ambiente):

  • Solicitud de adhesión al sistema.
  • Declaración Medioambiental validada.
  • Certificado de acreditación del verificador medioambiental.
  • Breve descripción del SGA de la organización.

Si existiese una resolución a un expediente sancionador durante los dos últimos años previos a la solicitud, sería necesario una declaración formal de la empresa de que se está corrigiendo y de que se han puesto en práctica las medidas preventivas adecuadas para evitar que vuelvan a repetirse las circunstancias que dieron motivo a la sanción.

La administración comprobará el cumplimiento de los requisitos del Reglamento EMAS, pudiendo requerir que se solventen algunas deficiencias. Una vez se resuelve como conforme, se solicita un informe de otras partes interesadas (Ayuntamiento, Confederaciones Hidrográficas, otras Consejerías). Si este informe es favorable, se procederá a la inscripción en el Registro EMAS y a la asignación del número de registro. Es a partir de entonces cuando la organización puede publicar la Declaración Medioambiental y utilizar el logotipo.

Desde la Norma ISO 14001

Como se indica en el apartado de ISO 14001, es muy común que una empresa con un SGA certificado con ISO 14001 quiera cambiar al Reglamento EMAS. Para ello debe:

  • Elaborar un Diagnóstico Inicial (si este aspecto no se ha contemplado en ISO 14001).
  • La Elaboración de una Declaración Medioambiental
  • Demostrar el cumplimiento de la legislación.
  • Probar la comunicación ambiental con el público y las partes interesadas externas.
  • Garantizar la participación activa de los trabajadores en el proceso de mejora continua. Por ejemplo, mediante sugerencias, trabajos en grupo, etc.
  • Verificación del SGA (basado en objetivos y metas que reduzcan el impacto ambiental producido por los aspectos ambientales significativos, logrando así la mejora continua). Validación de la Declaración Ambiental por un verificador autorizado.
  • Hacer pública la Declaración Medioambiental y la política.
  • Inscripción en el registro EMAS en el organismo competente.

No será necesario un Análisis Ambiental siempre que el SGA facilite información sobre identificación y evaluación de los aspectos ambientales. Dichos aspectos ambientales sí serán verificados.

Acerca de gestiondesistemas 295 Articles
En gestiondesistemas queremos acercarte herramientas y novedades de gestión empresarial para que puedas logar la excelencia en tu negocio.

7 Trackbacks y Pingbacks

  1. inaedis Ventajas de tener un sistema de evaluación de proveedores
  2. Siete Claves para un Sistema de Gestión Ambiental exitoso » inaedis
  3. ISO 14001- Gestión del Medio Ambiente | Gestión de Sistemas
  4. Diferencias entre EMAS e ISO 14001 | Gestión de Sistemas
  5. Gestión Medio Ambiente | Gestión de Sistemas
  6. Guía del usuario del EMAS - Gestión de Sistemas
  7. ¿Qué tiene que incluir una política ambiental? - Gestión de Sistemas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.

*



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR