Análisis Modal de Fallos y Efectos (AMFE)

Sector de la Construcción
Sector de la Construcción

Vamos a tratar de desarrollar en esta ocasión, una de las herramientas de calidad de mayor utilidad. Podemos utilizar en Análisis Modal de Fallos y Efectos (AMFE) tanto para procesos, servicios o productos.

En resumen, esta herramienta nos va a permitir identificar y evaluar posibles fallos que podrán salir a la luz de un producto, servicio o proceso. De esta forma, tendremos la capacidad de actuar previamente a su aparición y tomar las medidas preventivas que consideremos oportunas.

Análisis Modal de Fallos y Efectos (AMFE)

Un primer paso, será el de establecer un EQUIPO DE TRABAJO encargado del desarrollo del AMFE. Como es lógico, estará formado por personal capacitado para el desarrollo del mismo y conocerá claramente el proceso, el producto o servicio a analizar. Este Equipo, deberá conocer de forma precisa hasta dónde llega el objeto o cuál es el alcance del AMFE que va a realizarse, es decir, una vez establecido y limitado el ámbito de aplicación del mismo (que será lo más conciso posible), todo el grupo de trabajo lo deberá tener claro.

Con el fin de que el equipo pueda establecer los fallos, comenzaremos indicando y aclarando las funciones que el producto, proceso o servicio posee. El siguiente paso, será el de identificar los MODOS DE FALLO para cada una de las funciones anteriormente establecidas. Estos Modos, podrán venir de una brain storming (tormenta de ideas), de la experiencia previa de los integrantes del grupo de trabajo, de reclamaciones de clientes o encuestas de satisfacción, etc.

Tras el establecimiento de los Modos de Fallo para cada función establecida, se indicará a continuación los efectos que tienen cada Modo sobre el producto, proceso o servicio final, para indicar a continuación el elemento que causa cada uno de los efectos.

Cuando tenemos el listado de funciones, modos, efectos y causas, se indicarán los controles que actualmente realiza la Organización para la prevención y control de las causas.

A continuación, comenzaremos con la valoración cuantitativa, mediante los denominados ÍNDICES DE EVALUACIÓN:

  • G: Índice de Gravedad, mediante el cual evaluamos en una escala del 1 al 10 la gravedad que tendría el EFECTO para la satisfacción del cliente en el caso de producirse algún fallo.
  • O: Índice de Ocurrencia, que evalúa en escala del 1 al 10 la probabilidad de que se produzca un Modo de Fallo por cada CAUSA. Debemos tener en cuenta los Controles que la Organización ya lleva a cabo (lo que, si están bien orientados, habrá disminuido ya la probabilidad).
  • D: Índice de Detección, que evalúa en escala del 1 al 10 la probabilidad de detectar una cada una de las Causas y el Modo de Fallo resultante de dicha causa (suponiendo que la Causa ha ocurrido, evaluando así la efectividad de los controles que la Organización tiene establecidos), antes de que el Cliente pueda percibir dicho Modo de Fallo.

Tras estas evaluaciones, tendremos para cada Causa un valor G, uno O y otro D, que al multiplicarlos (G x O x D) nos permitirán obtener los Número de Prioridad de Riesgo (NPR).

A mayor NPR, mayor Riesgo potencial tendrá cada Modo de Fallo, es decir, mayor impacto tendrá el Fallo sobre el cliente.

A continuación podremos ordenar los Modo de fallo de mayor a menor. Sobre los que hayan obtenido mayor puntuación, la Organización establecerá acciones de mejora que permitan disminuir el NPR, y acciones correctoras para eliminar o reducir las causas de los mismo. El índice de gravedad, que informa de la satisfacción del cliente de forma directa, es el de mayor importancia. Por ello, aunque hayamos obtenido un NPR bajo o medio, si el índice de gravedad es elevado, deberíamos tomar acciones para reducirlo a la mayor brevedad posible. Es decir, podemos fallar, pero si mediante los controles establecidos, por ejemplo, el cliente no se percata de los mismos (porque no llega a sus manos), el impacto no posee tanta importancia.

Como todos los sistemas relacionados con la Gestión de la Calidad, el AMFE será revisado periódicamente para adaptarlo a las nuevas condiciones y evaluar la eficacia de las acciones que se han ido tomando, para revisarlas o modificarlas, en su caso.

Acerca de gestiondesistemas 295 Articles
En gestiondesistemas queremos acercarte herramientas y novedades de gestión empresarial para que puedas logar la excelencia en tu negocio.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. El Principio de Pareto: la regla del 80-20

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.

*



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR