Cómo ser un buen auditor

¿Quieres ser auditor? ¿Eres auditor?

Os dejamos una serie de consejos, conocimientos o aptitudes que creemos debe tener un auditor. Son cualidades indispensables, independienetemente del sector al que pertenezca el área de actuación concreta del auditor.

Capacidad profesional y técnica

Está claro que uno de los primeros aspectos a tener en cuenta a la hora de poder evaluar o comprobar un determinado sistema, unas cuentas, un proceso productivo, etc. es que la persona disponga de suficientes conocimientos sobre el producto, servicio o elemento que está auditando.

Más que a una carácterística inherente del auditor, personalidad o cualidad, ésta primera categoría va más de la mano de la formación o experiencia previa en el sector / ámbito del auditor. Son fundamentales conocimientos generales y específicos, normativa de aplicación, procesos técnicos, etc. para poder conocer o entender lo que se está auditando.

Independencia de Criterio

Para evitar dejarse influenciar o pasar por alto algunos aspectos clave, el auditor debe ser independiente del área o empresa que se está auditando. En el caso de auditorias internas, siempre se recomienda que no se audite el propio área o departamento para el que se trabaja, por este requisito de independencia.

Confidencialidad o Reserva

Para poder evaluar con eficacia un determinado sistema, es importante conocer con la máxima profundidad posible el proceso técnico, productivo, los medios humanos utilizados, etc.

Si la organización que está siendo auditada no tiene confianza ciega en cuanto al grado de confidencialidad del auditor, se reservará ciertos aspectos propios de la empresa. De este modo, el auditor no dispondrá de toda la información necesaria para poder evaluar eficazmente.

Además, es probable que el auditor esté incumpliendo alguna disposición contractual que obliga a la confidencialidad.

Honestidad (Ética)

En muchas ocasiones, la auditoria es un requsito de obligado cumplimiento legal (auditorias legales de cuentas, de prevención, sanitarias, industriales) o requerido por un cierto cliente.

Es por ello necesario que el auditor realice su trabajo de forma honesta, no dejándose influenciar en uno u otro sentido por el auditado. Es decir, que no se interponga ningún interés a la hora de emitir unas u otras conclusiones, ni favoreciendo ni perjudicando conscientemente.

Imparcialidad

La mejor forma de ser imparcial con el área de auditada es haciendo uso de la honestidad con uno mismo, si bien conviene que no se tenga ningún interés en arrojar unos u otros resultados.

Siendo además una de las funciones de las auditorias la de evaluar el grado de eficiencia y eficacia con que se desarrollan ciertas tareas, la imparcialidad del auditor nos permitirá en mayor medida subsanar errores y mejora procesos.

Acerca de gestiondesistemas 295 Articles
En gestiondesistemas queremos acercarte herramientas y novedades de gestión empresarial para que puedas logar la excelencia en tu negocio.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.

*



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR